El pazo de Meirás ya pertenece al Estado

Hoy ha finalizado un largo viaje. Tras una lucha de muchos años, especialmente intensa desde 2017, la propiedad del pazo de Meirás, la que fuera residencia de verano del dictador Francisco Franco, ya es del Estado español. La entrega de las llaves estaba programada para hoy a las 11:00, en virtud de la orden del juzgado de Primera Instancia número 1 de A Coruña, que tras acceder a la solicitud de la Abogacía del Estado, había decretado la ejecución de la sentencia provisional que ordenaba a los herederos del dictador a devolver As Torres de Meirás al Estado sin derecho a percibir ninguna indemnización. La familia Franco, sin embargo, se adelantó a esta fecha al depositar ayer por la tarde las llaves en el juzgado. No obstante, a pesar de esta entrega, faltaba que se firmase el documento que materializa la entrega de llaves, y por tanto la transmisión de la propiedad provisional al Estado, lo que se acaba de producir, por lo que se ha puesto fin a 82 años de posesión de la familia Franco.

La representación legal de los Franco ha anunciado que presentará un recurso contra el auto que declara depositario provisional del pazo al Estado para poder retirar los “objetos de estricto uso personal” o que, por sus características, “nada aporten a la significación del pazo como Bien de Interés Cultural” y cuya retirada “en nada comprometa los posibles usos definitivos” del inmueble en caso de que se confirme la sentencia que ordena su devolución al Estado.

Aunque desde hace décadas se venía reivindicando que el pazo pasase a titularidad pública, entre otras razones por considerarse fraudulenta su compra a través de suscripción pública y el posterior regalo al Dictador, los acontecimientos se precipitaron desde 2017, cuando la fundación Francisco Franco asumió las visitas a las que estaban obligados desde la declaración del pazo como Bien de Interés Cultural, y que se habían incumplido en varias ocasiones. Ese mismo año se publicó el libro de Manuel Pérez Lorenzo y Carlos Babío: Meirás: un pazo, un caudillo, un espolio, se creó la Xunta Pro Devolución do Pazo de Meirás y se comenzaron a realizar los informes, incluyendo el del Comité de Expertos encargado por el Parlamento de Galicia a través de la Consellería de Cultura de la Xunta, presidido por el miembro de Hispona Xosé M. Núñez Seixas y en el que también participó Emilio Grandío Seoane. Ese informe, aprobado por unanimidad en el Parlamento gallego, un éxito sin precedentes, aceleró el proceso judicial que ha culminado hoy, cuando ya podemos afirmar que el pazo de Meirás es de todos. No obstante, habrá que continuar, pues la familia Franco presentará recurso y hay otros frentes abiertos, como las estatuas del Pórtico de la Gloria o la Casa Cornide. Seguiremos.

Imagen de la entrada a la finca del pazo esta mañana. Foto: Manuel Pérez Lorenzo.

Hispona presenta os resultados de Xeración Perdida Pontevedra

O proxecto Xeración Perdida representatividade institucional e represión: As corporacións municipais da Fronte Popular na Provincia Pontevedra, asinado polo grupo Hispona coa Deputación Provincial de Pontevedra, xa xerou resultados tanxibles que están a disposición do público na web da propia deputación.

En primeiro lugar destaca unha base de datos dos concelleiros represaliados, con ata 256 resultados que abranguen todas as corporacións republicanas, e diferentes categorías de represión, que van dende o asasinato ao procesamento, pasando polo encarceramento ou o exilio.

Outro dos elementos centrais é unha gran base de datos con todos os concelleiros das corporacións municipais republicanas da provincia. Mais de duas mil entradas que son froito dunha pormenorizada análise da documentación municipal de cada concello.

Isto complétase cun informe por concellos, unha colección fotográfica e uns mapas da represión que poden ser consultados en Xeración Perdida Pontevedra.

Lembramos ademais o proxecto das mesmas características que anteriormente Hispona levou a cabo para a provincia da Coruña, e que leva tempo aberto en Xeración Perdida Coruña.

La RAE modifica la definición de “franquismo” en su último diccionario

diccionario-rae

De “movimiento” a “dictadura”. En su 23ª edición, el Diccionario de la Real Academia Española ha modificado su definición del término “franquismo”. En su anterior edición, las dos acepciones de esta palabra eran las siguientes:

1.- Movimiento político y social de tendencia totalitaria, iniciado en España durante la Guerra Civil de 1936-1939, en torno al general Franco, y desarrollado durante los años que ocupó la jefatura del Estado.  2.- Período histórico que comprende el gobierno del general Franco.

Sin embargo, en la nueva edición, estas dos acepciones presentan algunos cambios, en la primera destaca la sustitución de  su consideración de “movimiento político y social” por la de “dictadura”, mientras que en el segundo en lugar de “gobierno” se habla nuevamente de “dictadura”:

1.- Dictadura de carácter totalitario impuesta en España por el general Franco a partir de la guerra civil de 1936-1939 y mantenida hasta su muerte”. 2.- Período histórico que comprende la dictadura del general Franco.

Darío Villanueva, secretario de la Academia, ha señalado en declaraciones a Efe que la definición no se ha cambiado por presiones, sino que ha formado parte del «proceso normal de elaboración del Diccionario, en el que se han ido aquilatando y perfeccionando las definiciones que se han ido sometiendo a contraste». Según Villanueva, la Academia está siendo especialmente cuidadosa con entradas relacionadas con la política, la religión, el feminismo y el machismo, para evitar que las definiciones, «por venir de época anterior y mantenerse, resulten chocantes para la sensibilidad actual».

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) había reclamado desde hace años la modificación de esta entrada, porque consideraba que era humillación para las víctimas de la dictadura, ya que dulcificaba el régimen. De hecho, el mismo día que se presentaba el diccionario, la ARMH volvía a insistir en la necesidad de cambiar la entrada, ilustrando su petición con la definición antigua extraída de la página web, que todavía no está actualizada. La modificación irá en el nuevo diccionario en papel, que saldrá en unos tres meses, y suponemos que en breve se actualizará la página web.

Una redefinición necesaria la que ha hecho la RAE, que si bien llega un poco tarde resulta de agradecer, y contrasta con posiciones como las de la Real Academia de la Historia, que levantó una gran polémica por su vaguedad a la hora de señalar el carácter totalitario del régimen de Franco en su Diccionario Biográfico Español, en el que incluso se negaba el carácter totalitario de la dictadura, calificando al régimen de “autoritario, no totalitario”.

Fuentes: Efe, Fundeu